Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Últimos temas
» Nueva peli : Agora
Sáb Oct 10, 2009 12:53 pm por JMGomez

» Sociedad Civil
Mar Oct 06, 2009 7:18 pm por Gons

» Lecciones de economía de un Premio Nobel
Vie Oct 02, 2009 10:38 am por JMGomez

» Paco Robles en abc
Jue Oct 01, 2009 7:15 pm por JMGomez

» Sobre Sanidad e impuestos
Miér Sep 30, 2009 7:50 pm por Gons

» Ministerio de insalubridad pública
Lun Sep 28, 2009 8:16 pm por Gons


Señor del mundo, de Robert Hugh Benson

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Señor del mundo, de Robert Hugh Benson

Mensaje  Aparicio el Lun Jun 08, 2009 5:35 pm

El próximo libro que me tengo que agenciar es el que figura como tema de este Post. Sobre todo, tras leer este magnífico artículo de Juan Manuel de Prada. Ciertamente, me pone los pelos de punta, no lo que dice, sino la indiferencia con que casi todo el mundo aborda estas cuestiones.


La profetisa Pajín

ABC, Lunes, 08-06-09


HAY quienes esconden sus fantasías onanistas en una habitación de hotel, como David Carradine, y hay quienes las proclaman jubilosos a los cuatro vientos, como Leire Pajín, que nos ha pedido que estemos atentos al «próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta», con la coincidencia, a ambos lados del Atlántico, de Obama como presidente de los Estados Unidos y Zapatero como presidente de la Unión Europea. Este acontecimiento anunciado por la profetisa Pajín ha propiciado todo tipo de glosas jocosas; tantas que probaremos aquí una glosa más amedrentadora, a la luz de la novela profética Señor del mundo, de Robert Hugh Benson, donde también se produce la coincidencia en el tiempo de dos políticos a ambos lados del Atlántico, el inglés Oliver Brand y el americano Julian Felsenburgh, que guardan asombrosas similitudes con Zapatero y Obama.

Zapatero, en una larga entrevista que editaron a modo de libro turiferario, describía así sus creencias religiosas: «En la medida en que he ido evolucionando y madurando, creo que la religión más auténtica es el hombre. Es el ser humano el que merece adoración». La adoración del hombre es también la religión del Oliver Brand imaginado por Benson, empeñado en acabar con el cristianismo, que juzga la religión «más grotesca y esclavizadora», propia de «incompetentes, ancianos y disminuidos». Para Brand, no existe un Dios trascendente: «Dios, en la medida que era posible conocerlo, era sólo el hombre»; y la única condición del progreso humano «era la paz, no la espada que trajo consigo Jesucristo, (...) la paz que brotaba de la comprensión, la paz que emanaba de un conocimiento claro de que el hombre lo era todo».

Esta religión inmanentista que Oliver Brand desea imponer en todo el orbe hallará su plasmación gracias al surgimiento de «un senador americano» llamado Felsenburgh, dotado de una «extraordinaria elocuencia» y »un prestigio fuera de lo común». En su imparable y apoteósico ascenso, Felsenburgh «no había recurrido a ninguno de los métodos habituales en la política moderna. No controlaba periódicos, no vituperaba a nadie, no defendía a nadie. (...) Parecía más bien que su originalidad se debiera a su pasado inmaculado y a lo magnético de su carácter. Era una personalidad pura, atractiva, como la de un niño radiante. Había tomado a la población por sorpresa, surgiendo como una visión fantástica de las negras y cenagosas aguas del socialismo americano». Entronizado como líder global, Felsenburgh organiza una Convención de Oriente, donde pronuncia un discurso que a todos deja contentos. La prensa mundial, entregada a su elocuencia, resume así el discurso: «Felsenburgh parecía conocedor de la historia, los prejuicios, las esperanzas, las expectativas de todas las innumerables sectas de Oriente. (...) En no menos de nueve localidades se le saludó como el Mesías por parte de una multitud mahometana. Por último, en América, que es donde ha surgido esta figura extraordinaria, todos hablan bien de él».
Oliver Brand, ante el ascenso de este nuevo Mesías, está exultante: «Había caído Jehová; el soñador enloquecido de Galilea estaba ya en su tumba; había terminado el reinado de los sacerdotes. En su lugar, se enaltecía la figura extraña y tranquila de Felsenburgh, de poder indomeñable y ternura infinita... Él era el Hijo del Hombre, el Salvador del Mundo. (...) Allí había alguien a quien se podía seguir con entera tranquilidad, un dios sin duda, un hombre también: dios por ser humano, y humano por ser divino». A quienes deseen saber lo que ocurre después, les ruego que lean la grandiosa novela de Robert Hugh Benson; la encontrarán, traducida al español, en la editorial Homo Legens.
avatar
Aparicio
Costalero
Costalero

Mensajes : 248
Fecha de inscripción : 14/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Señor del mundo, de Robert Hugh Benson

Mensaje  Gons el Mar Jun 09, 2009 9:12 am

Joe, sólo falta que diga que Felsenburgh es de color... negro. Qué bueno, pues habrá q ue echarle un ojo.
avatar
Gons
Costalero
Costalero

Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 15/07/2008
Edad : 36
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario http://gons.wordpress.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.